nodos en la Red

Project Portfolio Management [2]

user

Mario López de Ávila Muñoz

Emprendedor e inversor, mentor, advisor. Profesor asociado del área de Operations and Quantitative Methods de la IE Business School, imparte clases en la escuela desde el año 1996. Fundador de la Agile Entrepreneurship Spain, la comunidad hispano hablante de interesados en las metodologías Lean Startup en Meetup decana en España y una de las más grandes del mundo. Startup NEXT Madrid Lead Facilitator. Lean Startup Machine Madrid Co-founder. Co-director del proyecto España Lean Startup. Co-fundador de UEIA, primera aceleradora de empresas sociales de base tecnológica en el mundo.


LATEST POSTS

Let’s talk about Profit Models [I]: introducing Wei-Zhu Profit Model Matrix 06th April, 2015

#LEAN ELEPHANTS True Lean Intrapreneurs 23rd July, 2014

Project Management

Project Portfolio Management [2]

el .

La disciplina del Project Portfolio Management (PPM) es, definitivamente, uno de los temas candentes en la gestión de proyectos en este comienzo de siglo.  Se multiplican la oferta educativa o de consultoría en la Red, así como todo tipo de publicaciones, desde artículos en revistas especializadas a libros – el último en saltar a la palestra, el de Levine, es muy recomendable.  Precisamente el último número que he recibido de la revista PM Network, editada por el Project Management Institute (PMI), incluye un artículo titulado ‘Find the right mix’, que gira alrededor de algo llamado Agile Portfolio Management.  Muy prometedor, aunque su lectura decepciona un poco.  Para ser justos, es un buen artículo… el problema es que sus propuestas tienen muy poco de ‘ágiles’.  Y es que no es nada fácil, esto de darle vidilla a la PPM.

Todos los afortunados lectores de la pentalogía de Terramar, de Ursula K. Leguin, saben a estas alturas que en las palabras tienen poder, que en el nombre de las cosas reside la magia – en el nombre de la rosa, residen todas las rosas… o algo así.  Hay palabras que consiguen arrastrar la voluntad con su embrujo sin que su desdichada víctima pueda hacer nada.  ‘Free’, como en ‘free software’ o, mejor aún, ‘Open’, como en ‘open source’, ‘open content’ o en ‘open innovation’, son buenos ejemplos.  Y desde luego también lo es la palabra ‘Agile’. Mmmm… ‘agile’… qué bien suena… Hagamos memoria.

Años 90.  Los desarrolladores de software se enfrentan a sistemas progresivamente complejos, a presiones crecientes por parte de sus clientes que exigen un código libre de errores.  La calidad se convierte en un prerrequisito para competir en el mercado.  Los plazos son más acuciantes.  Las plantillas, se reducen a ojos vistas.  Por todos lados empieza a hablarse de la necesidad de desarrollar metodologías que permitan manejar estas demandas, a menudo contrapuestas.  Se habla de metodologías ‘ligeras’ – ‘light-weight methodologies’ -, más ágiles.  El año 2001, un grupo de ‘prominentes figuras’ en el campo del desarrollo ‘ágil’ se reunieron en Utah con el propósito de dar coherencia a la familia de metodologías ágiles.  Entre todos redactaron el denominado Agile Manifiesto, que se convirtió en la carta fundacional de un movimiento que – como en el caso del Open Source – ha transcendido las fronteras de su industria.

El manifiesto es básicamente una toma de posición con respecto de cómo debe entenderse el trabajo del desarrollo del software.  Es una declaración de valores.  Sus autores proclaman que deciden anteponer las personas y sus relaciones a los procesos o las herramientas; el software plenamente funcional, frente a descripciones detalladas; la colaboración con el cliente antes que centrarse en la negociación de un un contrato y, por último, el responder, de forma ágil, a los cambios, antes que adherirse a un plan a rajatabla.  Estos valores se complementan con una serie de Principios en los que se recogen otros aspectos clave de la filosofía ágil: colaboración estrecha con especialistas de negocio, no técnicos; ciclos de desarrollo cortos, con entregas funcionales frecuentes; comunicación cara a cara, también frecuente, tanto entre los miembros del equipo como con el cliente; equipos de desarrollo autónomos, auto-gestionados; excelencia técnica, atención al diseño, verificaciones frecuentes, etc.  Sería largo de detallar.

Las metodologías ágiles para la gestión de proyectos de desarrollo de software más conocidas son, probablemente, Scrum – ideada originalmente por Ken Schwaber y Jeff Sutherland – y eXtremme Programming (XP) – desarrollada por Ken Beck.  Tengo pendiente escribir una entrada sobre Scrum, que personalmente conozco mejor que XP, pero no será hoy.  Avanzando hacia el tema que nos ocupa, la idea de ‘agilidad’ ha saltado del desarrollo del software a otro tipo de entornos.  Se habla desde hace tiempo – pero no demasiado – del Agile Project Management, la aplicación de esos mismos principios a la gestión de proyectos.  No encontraréis nada de esto en el PMBOK, chicos, pero a lo largo de estos meses os he recomendado algunos buenos libros sobre el tema.  También hay un buen blog, el de David Anderson, que aunque centrado inicialmente en desarrollo de software toca otros muchos entornos de proyectos.  David está empapado en Teoría de las Limitaciones, así que por lo general lo que cuenta tiene mucho sentido – aunque siempre hay excepciones, claro.  Ah, y tenéis que pasar por el website "oficial" del movimiento, la Agile Alliance.

Dicho esto y conociendo un poco acerca de la naturaleza del trabajo de gestión del portafolio de proyectos, a nadie extrañará que se empiece a hablar y a buscar con verdadera expectación fórmulas ágiles para esta tarea.  Al menos ahora tenemos una idea de cómo debe ser.  Si vuestro proceso de PPM: involucra a los "clientes" en la selección, el establecimiento de prioridades, la asignación de recursos y – punto crítico – la elección del momento idóneo para lanzar un nuevo proyecto; está diseñado para hacer sumamente fácil la introducción de cambios; obliga a revisar el portafolio quincenal o mensualmente; insiste en la comunicación frecuente – cara a cara – de todas las partes interesadas en el proceso; es dirigido por un equipo, no un individuo, de personas autogestionadas; se preocupa por proporcionar un entorno en el que estas personas puedan trabajar a gusto y – muy importante – es simple… bien, hay muchas posibilidades de que dispongáis de un proceso ágil – enhorabuena!

Por cierto, que sea ágil no significa que se desarrolle sin ningún esfuerzo por vuestra parte.

En mi modesta opinión, la única fórmula verdaderamente ágil y efectiva es la que se deriva de la aplicación de los principios de Critical Chain Scheduling / Buffer Management en entornos multiproyectos.  Pero de eso tendré que hablar en otro post, porque a estas alturas habré terminado con la paciencia de todos.

profile

Mario López de Ávila Muñoz

Emprendedor e inversor, mentor, advisor. Profesor asociado del área de Operations and Quantitative Methods de la IE Business School, imparte clases en la escuela desde el año 1996. Fundador de la Agile Entrepreneurship Spain, la comunidad hispano hablante de interesados en las metodologías Lean Startup en Meetup decana en España y una de las más grandes del mundo. Startup NEXT Madrid Lead Facilitator. Lean Startup Machine Madrid Co-founder. Co-director del proyecto España Lean Startup. Co-fundador de UEIA, primera aceleradora de empresas sociales de base tecnológica en el mundo.

  • Grazie mile :-)

  • El enlace corresto es: navegapolis.NET

  • Maydel, la principal fuente de referencia en metodologías Ágiles es la Agile Alliance. Allí encontrarás multitud de artículos, referencias de textos, etc. Puedes encontrarla en http://www.agilealliance.org/.
    En España, la persona que conozco mejor preparada en este campo es Juan Palacio, de Qualitatis. Juan mantiene un magnífico blog, llamado Navegápolis, desde el que ofrece material original de primera calidad sobre Ingeniería de Software, en general y métodos ágiles, como Scrum, en particular. Le mandaré copia de tu comentario para que esté al tanto. Su blog: http://www.navegapolis.com
    Suerte con eso.

  • maydel

    Hola
    Necesito hacer una propuesta para impartir la asignatura de Ingeneieria de software en la carrera de Ingenieria Informatica basada en Metodologias Ligeras, pero solamente he encontrado muchas comparaciones y definiciones globales, me gustaria saber si es posible encontrar algo mas concreto, como: que diagramas o modelos se utilizan, como se genera la documentacion, que se debe guardar.
    ¿ Podrias ayudarme ?

  • José Ángel, precisamente una de las cosas que quisieron recalcar los ‘padres’ – curiosamente, no hubo entre sus filas ninguna mujer – del Agile Manifiesto era la necesidad de dar más importancia a los “individuals and their interactions” que a los “process and tools”. Creo que eso confirma tu impresión!
    De Scrum hablaré pronto, porque desde que tuve la ocasión de trabajar con él, asesorando a una pequeña-pero-excelente empresa de desarrollo tinerfeña, me he vuelto un ‘fundamentalista’ de los métodos ágiles!! :-D

  • Hola Mario,
    como ‘conocedor’ ( joder que palabra, existe? ) de metodologías, procesos de todo tipo etc. ¿ como encajan en ellas/ellos el sentido comun ? ¿tienen en cuenta estos modelos habilidades emocionales ? Mi experiencia me dice que muchos, pero muchos proyectos (software) ‘fracasan’ por la falta de sentido comun. ¿ piensas igual ?
    Por otra parte espero que el post sobre Scrum no tarde…

View Comments (6) ...