nodos en la Red

Taleb vs. Goldratt [Azar vs Causalidad]

user

Mario López de Ávila Muñoz

Emprendedor e inversor, mentor, advisor. Profesor asociado del área de Operations and Quantitative Methods de la IE Business School, imparte clases en la escuela desde el año 1996. Fundador de la Agile Entrepreneurship Spain, la comunidad hispano hablante de interesados en las metodologías Lean Startup en Meetup decana en España y una de las más grandes del mundo. Startup NEXT Madrid Lead Facilitator. Lean Startup Machine Madrid Co-founder. Co-director del proyecto España Lean Startup. Co-fundador de UEIA, primera aceleradora de empresas sociales de base tecnológica en el mundo.


LATEST POSTS

Let’s talk about Profit Models [I]: introducing Wei-Zhu Profit Model Matrix 06th April, 2015

#LEAN ELEPHANTS True Lean Intrapreneurs 23rd July, 2014

Theory of Constraints

Taleb vs. Goldratt [Azar vs Causalidad]

el .

Muchos de vosotros conoceréis, a estas alturas, la obra de Nassim Taleb, considerado uno de los pensadores más influyentes de lo que va de siglo por, entre otros, la revista Fortune.  Para el que no lo conozca todavía, el Sr. Taleb es un ex-quant, es decir, pertenecía a la élite de los "magos" de las matemáticas que trabajan para Wall Street desarrollando los complejos modelos que se utilizan para gestionar productos financieros como opciones, derivados o los aún más sofisticados hedge funds.  Por su parte, el Sr. Taleb se considera a sí mismo como un especialista en el Azar, la Incertidumbre o el Riesgo.  Taleb fue de los primeros en advertir que nos
precipitábamos a un desastre de dimensiones épicas y tiene su propio
mensaje para los 'líderes del mundo libre':
“Save capitalism and free markets from the banks.”.  Por cierto que también es un buen amigo de Arthur de Vany y practicante convencido del Evolutionary Fitness.

En lo que a mí respecta, el Sr. Taleb es autor de dos libros 'imprescindibles' para comprender lo que nos está pasando: The Black Swan, publicado en 2007 y que está traducido al español desde el año pasado con increíble éxito de ventas y un libro anterior, Fooled by Ramndomness, que está traducido al mexicano [con el título 'Confundidos por el Azar'] y del que recomiendo encarecidamente su lectura en inglés.  Preparando para unos amigos peruanos una lista de los libros más destacados del año 2008, situé a 'El Cisne Negro' en la primera posición sin dudarlo más que un segundo [para el que le interese, este año el primer puesto podría ocuparlo sin demasiado esfuerzo el 'Why Evolution is True', de Jerry A. Coyne].  

Pues bien, en Fooled by Ramdomness Taleb nos dice algo que tiene mucho que ver con el tema tratado por el Dr. Goldratt en The Choice y que, de hecho, se da de tortas con las tesis fundamentales que defiende el buen doctor.  Taleb argumenta de manera muy convincente, aportando referencias de sólidas investigaciones experimentales, que los seres humanos estamos mal preparados, desde el punto de vista cognitivo, para manejar la misma existencia del Azar.  Tendemos a explicar lo aleatorio como si no lo fuera.  En pocas palabras, los seres humanos sobrestimamos el papel de la Causalidad [pej, vemos regularidades o patrones donde no los hay] y tendemos a encontrar explicaciones o justificaciones de lo sucedido incluso cuando no hay explicación alguna.

Leonard Mlodinow, del que estoy leyendo en estos momentos The Drunkard's Walk, traducido al español por Ed. Crítica como 'El Andar del Borracho', nos repite que, en efecto, tendemos a subestimar el papel que juega el Azar en nuestras vidas: "desde la recomendación de nuestro corredor de bolsa… hasta cuando atribuimos nuestra última enfermedad a un efecto secundario de un medicamento que estamos tomando…".  Y es que "mucho de lo que nos sucede – el éxito en nuestras profesiones, las inversiones y las decisiones en la vida, tanto mayores como menores – es en considerable medida tanto el resultado de factores aleatorios como de la habilidad, la preparación y el trabajo duro… la realidad que percibimos… es una imagen que se ha vuelto borrosa por los efectos azarosos de fuerzas externas imprevisibles o fluctuantes".  Sabemos que es así.  No es nada personal.

Ok, la pregunta.  ¿Cómo reconciliar a Taleb [o Mlodinow, o Kahnemann, o…] con la optimista posición de Goldratt, que cree que es posible llevar adelante una vida plena de significado si nos esforzamos por pensar como científicos, estudiando las cadenas de causa-efecto que según él conforman nuestra Realidad?

profile

Mario López de Ávila Muñoz

Emprendedor e inversor, mentor, advisor. Profesor asociado del área de Operations and Quantitative Methods de la IE Business School, imparte clases en la escuela desde el año 1996. Fundador de la Agile Entrepreneurship Spain, la comunidad hispano hablante de interesados en las metodologías Lean Startup en Meetup decana en España y una de las más grandes del mundo. Startup NEXT Madrid Lead Facilitator. Lean Startup Machine Madrid Co-founder. Co-director del proyecto España Lean Startup. Co-fundador de UEIA, primera aceleradora de empresas sociales de base tecnológica en el mundo.

  • Se puede equiparar un cisne negro con un número primo y esa sería la manera de reconciliarlos en cierta medida..
    Saludos.

  • Caballeros, tengo unos lectores que no me merezco :-)
    Gonzalo, tu respuesta es casi punto por punto la que yo hubiera dado, pero mejor explicada, sin duda, de lo que yo lo hubiera hecho. Personalmente creo que Goldratt es un poco näive [TOMA YA sobrada!] en su glorificación de la lógica causa-efecto. En otras palabras, creo que Goldratt en “The Choice” subestima el papel del Azar con mayúsculas, de lo “Desconocido Desconocido” que dice Taleb. En una segunda vuelta a esta idea, creo que sencillamente tanto uno como otro tienen razón, pero cada uno en un contexto diferente. La pista me la ha dado Steve Holt, remitiéndome al trabajo de David Snowden y su modelo Cynefin. Creo que profundizaré sobre esto en otro post.
    Por lo demás, coincido en lo de la posición más sensata, la que tan bien ilustras con esa cita de San Ignacio de Loyola. Castaneda lo llamó el Desatino Controlado del Guerrero: “Un guerrero debe saber que sus actos son inútiles y, a pesar de ello, proceder como si no lo supiera”.
    Antonio, veo que tenemos más de una coincidencia en nuestras bibliotecas! Personalmente creo que Goldratt no ha entendido a Popper [TOMA YA, la segunda, eh?]. No sé hasta dónde has llegado con The Choice, pero cuando leas, si no lo has hecho, las referencias al uso de la Categoría de Reserva Legítima “Efecto Predicho”… pregúntate si la descripción de Goldratt se ajusta al falsacionismo de Popper. Mi opinión es que no lo hace. Goldratt te pide que busques en el sistema y/o en su entorno un efecto que CORROBORE tu hipotesis, cuando debería saber que es imposible estar seguro de la certeza de la misma – sólo podemos demostrar que es falsa. Debería recomendar que busquemos evidencias CONTRARIAS a nuestra hipótesis. Cuantas más veces supere la prueba, más seguros podremos estar de que puede estar en lo cierto.
    Aciertas con lo de la IS y la lógica deductiva. La herramienta de la que Goldratt habla sin nombrarla en ningún momento es el Árbol de la Realidad Actual, una herramienta que emplea la lógica “de suficiencia”, que es una lógica deductiva. Paradójicamente, muchos creen que los impresionantes “insights” que han dado lugar a las potentísimas soluciones de TOC por las que Goldratt es justamente conocido, nunca hubieran podido encontrarse tan sólo empleando una lógica deductiva.
    JoséM, ¿Parezco un Talibán? :-)

  • gonzalo

    Si no estoy equivocado, un buffer nos protege contra la variabilidad inherente de todo proceso. Goldratt no niega la existencia de elementos aleatorios que condicionan las relaciones de causa y efecto: lo que creo que hace es poner de manifiesto que un análisis científico nos ayuda a aclarar esas relaciones y encontrar el punto sobre el que actuar para modificar a nuestro interés el funcionamiento del sistema y protegernos también de la aleatoriedad intrínseca. Y esto es algo que la mayor parte de los análisis no tienen en cuenta, llegando a una concatenacion de causa y efecto determinista. Vamos, que en mi opinión Goldratt tiene clarísimo que el azar es parte de nuestra vida.
    Pero claro, no hay sistema que resista un cisne negro. La mejor fábrica del mundo, esa que sigue fielmente las recomendaciones TOC, con unos excelentes resultados, puede verse afectada por una inundación, por ejemplo, y perder de un plumazo toda su capacidad. No hay buffer que pueda soportar semejante variabilidad. Creo que la situación global actual es un cisne negro (con alas hechas de billetes) que escapa al análisis de Goldratt pues es un efecto/causa aleatorio externo al sistema, ajeno al funcionamiento de cualquier empresa individual. Su último artículo, y me duele decirlo, no me ha convencido. Temo que la recuperación esperada no va a producirse tan rápidamente como nos gustaría a todos.
    Pero tu pregunta es cómo reconciliar la posición de Taleb con la de Goldratt. En realidad sólo están opuestas una vez cada xaños, cuando se produce el cisne negro. El resto del tiempo la variabilidad juega con las normas de Goldratt y es un gran mérito suyo el ponerla de manifiesto y hacernos conscientes de su importancia. Tal vez sirva una cita de Ignacio de Loyola quien decía: “Actúa como si todo dependiera de ti. Reza como si todo dependiera de Dios.” ¿Se podrá soportar esta esquizofrenia?
    Saludos a todos.

  • Mario,
    Casualidades de la vida (o debería decir causalidades ;-), me ha llegado el libro del Dr. Goldratt justo el día que terminaba la autobiografía de Karl Popper, a quien había precedido convenientemente el Fooled by Randomness (en correctísimo inglés, of course) de Taleb (el Cisne Negro cayó en verano, este en español y con traducción aceptable).
    Me queda sólo por leer el último capítulo, pero puedo decir que, teniendo fresco en la memoria los otros dos libros mencionados, me estaba haciendo la misma pregunta que tú.
    Creo que la clave a la respuesta viene precisamente vía la referencia a Popper, nexo de unión entre ambos ya que los dos lo mencionan (aunque Taleb más insistentemente que Goldratt, que sólo lo nombra de pasada).
    Y es que los tres coinciden en el espíritu crítico, en no dar nada por sentado. Es decir, en no asumir determinadas relaciones causa-efecto porque sí, porque nos lo diga alguien con “autoridad” o porque nos dé pereza pensar en la segunda derivada (explorar las posibles ramificaciones).
    Goldratt habla de testear hipótesis y validarlas con la experiencia. El método científico que propugna Popper habla de formular teorías (hipótesis o conjeturas) y contrastarlas buscando refutaciones.
    A priori parecen opuestos, pero en el espíritu de lo leído creo no lo son tanto. Lo digo por lo de la “humilde arrogancia”: humilde para pensar que uno puede estar equivocado o no saberlo todo y arrogante para pensar “out of the box” y creerse capaz de generar nuevas hipótesis.
    O por lo de la “inherent simplicity”, que no es sino la búsqueda de las causas raíces vía una lógica deductiva, más que inductiva (a mi parecer); aunque a priori pueda parecer justo al contrario, que Goldratt es un defensor de la lógica inductiva.
    En fin, es mi opinión. Tú conoces infinitamente mejor las posiciones del Dr. Goldratt y puede que no pienses así y con razón.
    Saludos,
    Antonio.

  • Mario, me alegra que hagas esa pregunta porque había llegado a pensar que suscribías punto por punto todo lo que opina Goldratt sobre la razón y el método determinista frente a la emoción y la eventualidad.

View Comments (5) ...